Nacimiento de Universidades – de la Edad Media al siglo XXI

Escena de la Universidad Medieval
Escena de la Universidad Medieval

Jacques Le Goff, el gran historiador francés, describe en su libro Los Intelectuales y la Edad Media, que cuando la Universidad nació, más o menos mil años atrás, no era ese modelo fracturado de hoy. Profesores promovían debates públicos, alumnos venían de otras ciudades para desafiar a doctores famosos, con preguntas y problemas.
El nacimiento de las Universidades fue un momento de ricos intercambios y de discusiones abiertas. Tal vez los temas predominantes teológicos de entonces no tengan sentido para nosotros hoy, más ese dinamismo que se asistió en el inicio de esa milenaria institución, hoy está ausente de las aulas tradicionales y paradas. En el filme En Nombre de Dios, que no es ninguna superproducción mas es fiel históricamente, muestra el filósofo Abelardo, dando clases, en diálogo con los estudiantes, en la iniciante Universidad de París.
Es verdad que también en la Edad Media, nace la jerarquía académica, esa misma que se mantiene hasta hoy, de forma muchas veces autoritaria. Lo que nos remite a una reflexión: guardamos aspectos que ya debían haber sido superados de la Universidad Medieval y no tenemos a veces los elementos vivos de la hora en que ella nació.
Ahora que estamos modelando la propuesta de la Universidad Libre Pampedia, vemos que ya hemos trabajado por ella y en ella hace muchos años y nos remitimos a un nuevo nacimiento.
Cuando llegué recientemente de un almuerzo para continuar la clase de la tarde, en el 9 ° grupo del pos de Pedagogía Espírita, me encontré con los alumnos sentados entusiasmados en la baranda del Espacio Pampedia, alrededor de un café y de una cuestión que uno de ellos había levantado.
La pregunta era provocadora y podría ser dirigida a un católico, a un protestante, a un espírita y así mismo a un ateo: “¿qué haría usted se muriese y no encontrase nada de lo que esperaba encontrar?”
No hubo más clase, en el sentido convencional del término – si es que hacemos alguna clase de forma enteramente convencional. Más nos quedamos allí, toda la tarde, en la baranda soleada, y pasamos por temas filosóficos, teológicos, sociales, religiosos, con charlas, preguntas, permutas, emociones, claridades. No faltaron poemas y lecturas, música y una meditación final.
Y como en el día anterior, había contado de nuestro proyecto de la Universidad Libre Pampedia, quedamos todos conmovidos al constatar que allí de cierta forma la habíamos empezado.
En verdad, ella viene aconteciendo desde siempre. De múltiples formas. En ese pos de Pedagogía Espírita, con contenido teórico pesado, profundo, más accesible a todos, siempre hay debates libres, participaciones múltiples, tanto de profesores de corrientes divergentes, como de alumnos de orígenes e ideas diversas. Hay un impacto existencial en la vida de quien de ese curso participa, porque se crean lazos de afecto, se amplían visiones, se quiebran paradigmas y se realizan experiencias diferentes de conocer el mundo.
Entonces, dentro de la limitación de un pos, y de un pos reconocido por el MEC, que precisa seguir ciertas reglas (por eso, por ahora, vamos dispensar reconocimientos del MEC, para ser más libres y creativos), el pos de Pedagogía Espírita, que ya está en su 10° grupo, ha sido un ensayo fecundo de Universidad Libre. Ahora, vamos concretizar con más precisión esa idea.

Y así se expresó Cláudia Lança, una das integrantes del 9° grupo, que estaba en aquel día, en nuestra baranda (retiro las referencias a mi persona):

Varanda
¿Tener clases de las 09h00 a las 17h00 de un sábado y domingo?
Una de mis mejores escuelas: iniciar el Pos en Pedagogía Espírita. Ayer fue un día sin par. Algo grandioso y diferente. Un placer moral. Que me embarga la voz en la tentativa, sin éxito, de traducir y compartir mis emociones.
Nos reunimos en la baranda del Espacio Pampedia, “medio sin razón”, más enteramente entregados.
(…)
No soy la misma persona desde el primer instante de la primera clase en el año pasado.
Mis planes crecen. Nuevos ensayos. Aún tímidos, más absolutamente liberadores.
No puedo habitar el mundo que habitaba.
¡Yo quiero más!

¡Para eso sirve la Educación, para desalojarnos de los mundos habituales y lanzarnos a ensayos nuevos y liberadores!

Dora Incontri

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s